Publicado el Deja un comentario

Cómo afrontar el confinamiento con la mentalidad adecuada

Cómo afrontar el confinamiento con la mentalidad adecuada

Hola opopiña. Aquí seguimos aislados, y parece que va para largo. Y lo que está al alcance de la mayoría de nosotros es…

¡Estar en casa!

Permanecer en casa, sin salir (nada en mi caso, ya que mi marido trabaja en un súper y el trae las cosas que necesitamos) puede “volvernos locos”. La mente es quien manda en casi todas las áreas de nuestras vidas. Por eso lo mejor es intentar dominar nuestra mente. Y lo demás viene (más o menos) rodado.

Os voy a contar como lo hago yo, o como lo intento.

Tener la mentalidad adecuada para afrontar el coronavirus

¿Qué hago para cambiar el chip?

¿Cuántos días llevamos encerrados? Yo, concretamente, llevo desde el 11 de Marzo, día en que mis hijos dejaron de ir al cole. He pasado por todos los estados de ánimo posibles y los que me quedan. Pero leyendo libros de autoayuda y de motivación aprendí a decidir, y mi primera decisión fue cambiar mi mentalidad y mi actitud.

¿Cómo lo hago? Es muy sencillo. Hago mil cosas al día. Pongo ejemplos. No podemos ir al cine o al MacDonalds, mi familia y yo lo recreamos (mi marido y yo somos camareros, creamos una zona de juegos tipo hamburguesería, y los niños disfrutan de lo lindo).

No podemos ir al parque, salimos al patio y jugamos (hoy me siento afortunada y privilegiada por tener un pequeño patio). En vez de ver todos los telediarios del día, leo libros que me interesen. En vez de pensar en los días que nos quedan de estar en casa, vivo el día a día, confieso que es difícil, pero ahí está el reto.

¿Cómo sigo con mi rutina anterior a la cuarentena?

Es complicado llevar una rutina cuando todo cambia de golpe. No tenemos que salir a trabajar o a llevar a los niños al cole, ni madrugar, ni seguir unos horarios.

¿No habéis tenido la sensación de tener mucho y poco tiempo a la vez? Yo continuamente desde ese 11 de Marzo.

Por eso me he dado cuenta de que lo más importante para mí es tener autodisciplina, y aunque todo es extrañísimo , intentar normalizarlo. Para lo cuál procuro seguir cada día unas pautas. Lo hago con cierta flexibilidad porque en estas circunstancias, la rigidez sólo consigue que nos agobiemos más.

Cómo estudiar mientras estás confinado

¿Cómo organizo mi día a día?

Estas son las pautas que intento seguir cada día para no volverme más oca de lo que estoy. Pensad en que os gustaría hacer a vosotras. Planeadlo y hacedlo!

  1. Intento levantarme cada día a la misma hora y no demasiado tarde. Siempre he tendido al insomnio. Mi sueño no es muy reparador que digamos. Con la cuarentena comencé a dormir peor. Mis desajustes en cuanto al sueño crecieron. Y todos sabemos que si no descansamos un mínimo de tiempo (para cada persona es un número de horas distinto) es imposible estudiar bien, estudiar concentrados. Por eso establecí un horario para mi sueño (que casi siempre cumplo)
  2. Hacer ejercicio. Quien me conoce sabe que hacer deporte no está entre mis aficiones. Pero me temo que tengo que dar la razón a todos aquellos que alguna vez me dijeron que el ejercicio hace feliz a las personas. Hacer unos minutos de deporte al día (no muchos en mi caso) hacen que me sienta mejor física y mentalmente.
  3. Ir al cole. Todas las mañanas, mis niños y yo, vamos al cole. De 10 a 12 hacemos todas sus tareas. Me convierto en una mamá profe. Ya os digo que no es el sueño de mi hijo… él preferiría estar de vacaciones. ¡Pero no! Hay que seguir, en la medida de lo posible, con nuestras tareas cotidianas o todo este tiempo habrá sido tiempo perdido.
  4. Desconecté del móvil. Muy al principio del aislamiento me dí cuenta de que me despistaba y me hacía perder el tiempo. El primer domingo me lo pasé entre memes y noticias sobre el coronavirus. Ahora lo pienso y ¡qué horror! Desde que dejé un poco del lado el móvil me siento y mejor y soy más productiva. Obviamente, como se suele decir, la información es poder. Pero sobreinformarnos o informarnos mal, ni es poder ni es bueno para nuestra salud mental, primeramente, y para nuestra efectividad, después.
  5. Leo libros motivacionales. A veces creo que no le damos a nuestra mente el poder que tiene sobre nosotros y nuestra actitud. Y, en mi opinión, es por desconocimiento. Con estos libros estoy aprendiendo muchísimo sobre nuestra responsabilidad sobre nuestra actitud, como podemos cambiarla junto con nuestra mentalidad. Las circunstancias son las que son, y salvo milagro, serán durante mucho tiempo. ¿Por qué dejar que estas circunstancias nos roben vida en forma de tiempo? Si quieres saber que libros leo, pregúntame sin problema. Puedes hacerlo a través de MD en @opositando_feliz o a través de esta página.
  6. Estudio a la misma hora. Mi mejor momento para estudiar es por la tarde. Por eso delego todo lo demás al resto del día. Quiero que lo poco que pueda estudiar sea un tiempo de estudio lo más efectivo posible. De 17 a 20 de la tarde no suelo existir para nadie, salvo para mis hijos. Estudie mucho o poco, es mi momento.
  7. Veo pelis o series con mi marido. Ese momento, tan placentero, en que todo lo que tenía que hacer esta hecho y los niños dormidos, ese momento… es nuestro. Ahí es donde nos relajamos y vemos una serie o peli. Como suelo mandar yo, vemos series habitualmente. Si una serie me gusta, la devoro. Acabamos de terminar “La casa de papel”, ¿y ahora qué? ¡Pues a por otra!

Bueno chicas… hasta aquí las cosas que hago durante el día para no sentir que estoy encerradísima. Cada persona es un mundo, y lo afronta de una manera.

¿Me cuentas la tuya?

Nos leemos, un abrazo





Si te gusta la papelería bonita como a mí, échale un vistazo a esta caja sorpresa:

Opobox foto



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *