Publicado el Deja un comentario

8 de Marzo. Día de la opomujer trabajadora

Día mujer trabajadora

Hola Opopiña. Hoy es 8 de Marzo, día internacional de la mujer trabajadora. Y aunque yo no soy mucho de celebrar días estipulados por otros, quiero dedicar este post a todas nosotras.

En Septiembre de 2019 abrí mi Instagram. Ya sabéis que lo abrí para motivarme a estudiar, pero conseguí mucho más que eso.

¿Qué tipo de opositora eres?

He descubierto, en estos meses, varios tipos de opositoras. Puedes trabajar fuera de casa y estudiar. Puedes ser madre y estudiar. Puedes ser madre, trabajar fuera y estudiar. O también puedes dedicarte sólo a estudiar (aunque este “sólo” es muy relativo, siempre hay responsabilidades extra). En cualquiera de estas circunstancias mereces un homenaje. Y yo te lo voy a dar.

Aunque ya me conoceis, os cuento un poco acerca de mi vida. Soy madre, ama de casa, estudiante y ahora emprendedora.

Como mujer que sabe que es trabajar os dedico este post

Homenaje y reflexión, en negro sobre blanco

¿Cuántos años de lucha silenciosa hemos necesitado para poder pedir verdadera igualdad?

¿Cuántas de nuestras madres se quedaron en casa después de casarse renunciando a sus anhelos?

¿Cuántos sueños han sido estrangulados por personas machistas e incultas?

Notad que escribo personas, y no hombres. Y es que las mujeres también podemos ser machistas. Parece que vamos evolucionando. Pero opocompis, que no sólo lo parezca. Apoyémonos unas a otras.

Admirémonos. Respetémonos.

Nosotras mismas, sin darnos cuenta muchas veces, somos machistas. Al menos yo.

¿Quién no ha criticado a otra mujer por ser “más guapa”, “más lista” o “tener la casa más grande? Si lo pienso bien, yo sí lo he hecho. ¿Tu no? Entonces eres más inteligente que yo.

Por eso, hoy quiero resarcirme. Y elogiaros, a todas vosotras, a todas las opositoras que , cada una con su personalidad y forma de batallar, os levantáis (si es que os acostáis) persiguiendo vuestra plaza (o lo que sea que persigáis)

Además quiero agradeceros la motivación extra que me dais para estudiar. Porque con vosotras aprendí que las excusas no existen, nos las inventamos (y con una facilidad pasmosa).

Podría desearos suerte en este camino opositoril. Pero hoy es el día la mujer trabajadora, y la mujer que trabaja no necesita suerte.

No quiero que mi hija sea una princesa, sino una guerrera

¿Alguna vez habéis pensado que mundo dejaremos a nuestras hijos?

Francamente yo sí, y me siento pequeñita al pensar en que pueda influir en crear un mundo mejor. Pero intento poner mi parte en lo más cercano a mí, y esto es: mis hijos y yo misma.

Por eso me comporto de la manera más digna, responsable y feliz que puedo, siendo así el mejor ejemplo para mis niños.

Es posible que algunas seáis fans de Disney y sus princesas. Y lo cierto es que la factoría Disney está evolucionando. Pero si me acuerdo de Blancanieves, Cenicienta o la Belladurmiente se me mueve algo por dentro.

No quiero que esas princesas sean representantes de los sueños de mi hija.

Prefiero a mi hija guerrera, antes que princesa. Los hombres no nos tienen que salvar de nada. El príncipe azul no tiene que darnos una vida mejor, ni una vida de ensueño. ¡No es necesario, gracias Su Majestad!

Nuestro príncipe azul puede acompañarnos y ayudarnos a conseguir nuestro sueño, pero no tiene que lograrlo por nosotras. Somos más que capaces.

Yo no necesito que mi maridito me lo de todo. Yo quiero que mi pareja se divierta conmigo, sueñe conmigo, luche conmigo. No que lo haga por mí.

¡Oh! Quizá me esté saliendo un post muy feminista.

Bueno… ahora viene cuando algunas no estaréis de acuerdo conmigo.

El feminismo debe ser igualdad

Tengo dos hijos. Un chico y una chica. Y la educación en igualdad no es sólo para Isabel. Les educo de la misma manera.

¿Enseño a Mateo a respetar a las mujeres? ¡Sí! Le enseño a respetar a cualquier ser humano, da igual sexo o condición sexual. ¿El respeto dependerá del sexo? Entonces mal vamos.

A Isabel, le enseño lo mismo. Debe respetar a TODAS LAS PERSONAS, hombres y mujeres.

Quiero que el día de mañana, cuando se unan a una persona (si quieren unirse), les amen y respeten en igualdad de condiciones. Da igual si se enamoran de un hombre o una mujer.

El amor, en mi humilde opinión, es remar en la misma dirección y al mismo tiempo. Si no se hace así, la barca se tuerce de un lado o del otro.

Una opinión impopular acerca del feminismo

Antes de nada quiero dejar claro, muy claro, que odio la violencia en todas sus vertientes. Y obviamente la machista también. Porque se basa siempre en la debilidad física y mental de la víctima. Si la violencia puede catalogarse de alguna manera, ésta es la violencia más cobarde que hay.

También voy a dejar claro que odio, repudio y considero que deberían pasar en la cárcel el restos de sus vidas personas como la mal llamada “manada” (los lobos tienen más sentimientos que esta gentuza).

Pero también soy sincera si digo que el feminismo que cree en el hombre como un potencial abusador, violador o depredador a mi no me representa.

Mi hijo, por el hecho de haber nacido con gónadas masculinas, no está destinado a ser violador. Ninguna mujer debe sentir temor al cruzarse con él, sin motivos.

¿Qué le depara la vida a Mateo? No lo sé, pero estoy haciendo todo lo que está en mi mano para que sea una buena persona y un hombre respetuoso. Nadie puede dudar de él, ni de ningún hombre, sólo por serlo.

Tampoco me representa el feminismo que pone a la mujer pisoteando al hombre. No quiero eso para mi hija. Quiero que viva en igualdad de condiciones con sus compañeros y amigos. Ahora y siempre. Porque ella es capaz de hacer todo lo que hace un hombre, sin machacarles.

Es mi deseo que la igualdad sea real. Y en ello trabajo con las personas que hoy son mi responsabilidad.

Espero no hacer enemigos con este post. Pero bueno… si hago algún enemigo, será que nunca fuimos amigos jeje.

Nos leemos opopiña!! Feliz día mujeres!!

Si te gusta la papelería bonita como a mí, échale un vistazo a esta caja sorpresa de papelería:

Opobox foto
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *